¿Has escuchado estas palabras? Precipitación. Evaporación. Condensación.

Niña en la lluvia
Precipitación, evaporación y condensación son palabras que tal vez ya conoces, pero puede que no signifiquen mucho para ti. Todas son parte del ciclo del agua. El ciclo del agua nos da agua para beber, mantiene nuestros lagos y océanos llenos y produce lluvia para ayudar a que crezcan nuestras plantas y cosechas.

El agua constantemente está en un ciclo entre la atmósfera, los océanos y lagos y la tierra. A medida que el agua se evapora, los vapores suben y se condensan para formar nubes. Mientras las nubes viajan sobre la tierra, la precipitación cae en forma de lluvia, hielo o nieve. El agua que cae llena los arroyos, ríos y finalmente fluye al océano, donde nuevamente empieza el proceso de evaporación.

Ahora que conoces el ciclo del agua, vamos a enfocarnos en tres palabras importantes:

  1. Evaporación – Este es el proceso en cual el líquido se cambia a forma de gas. Durante el ciclo del agua alguna parte del agua en los océanos, lagos y ríos es calentada por el sol y se evapora en el aire.
  2. Condensación – Esto es lo contrario de la evaporación. La condensación ocurre cuando el gas se cambia a forma de líquido. Cuando el ciclo del agua pasa por la condensación las pequeñas gotas de agua forman nubes en el cielo.
  3. Precipitación – Esto se forma bajo condiciones adecuadas de la temperatura y la atmósfera. Pequeñas gotas de agua van creciendo más y más en las nubes hasta que caen al suelo causando precipitación o lluvia. Así es como regresa el agua a la tierra.

¡Cante la canción del Ciclo del Agua! (canta a la melodía de “Oh My Darling, Clementine”)

Evaporación,
Condensación,
Precipitación va cayendo.
Eso se llama el ciclo del agua
y sigue, y sigue.